Navegar esta sección

Los poderes que no se han concedido al Gobierno federal se reservan para los estados y las personas; estos poderes se dividen entre los gobiernos estatales y los gobiernos locales.

La mayoría de los estadounidenses tienen contacto más frecuente con los gobiernos estatales y locales que con el Gobierno federal. Los departamentos de policía, las bibliotecas y las escuelas — sin omitir las licencias de conducir y las multas de estacionamiento — generalmente se encuentran bajo la supervisión del estado y de los gobiernos locales. Cada estado tiene su propia constitución por escrito y usualmente estos documentos son mucho más elaborados que su equivalente federal. Por ejemplo, la Constitución de Alabama tiene 310,296 palabras — una cantidad de palabras 40 veces mayor que la Constitución de los EE. UU.

Todos los Gobiernos estatales siguen el modelo del Gobierno federal y se componen de las tres ramas: la rama ejecutiva, la rama legislativa y la rama judicial. La Constitución de los EE. UU. ordena que todos los estados mantengan una “forma republicana” de gobierno, aunque no se requiere la estructura de las tres ramas.

La rama ejecutiva

En cada estado, la rama ejecutiva está presidida por un gobernador, quien es elegido directamente por las personas. En la mayoría de los estados, otros líderes de la rama ejecutiva también son elegidos de manera directa, incluyendo el vicegobernador, el fiscal general, el secretario de estado y los auditores y comisionados. Los estados se reservan el derecho a organizarse de cualquier forma, por lo que varían enormemente en cuanto a su estructura ejecutiva. 

La rama legislativa

Cada uno de lo 50 estados tiene asambleas legislativas compuestas por representantes, quienes toman en consideración los asuntos presentados por sus miembros o por el gobernador para la creación de legislación que se convierte en ley. La asamblea legislativa también aprueba el presupuesto de un estado e inicia la creación de legislación tributaria y de los artículos que dan inicio a los procesos de destitución. Éstos últimos son parte de un sistema de controles y contrapesos entre las tres ramas gubernamentales que reflejan el sistema federal e impiden que cualquiera de las ramas abuse de su poder.

A excepción del estado de Nebraska, todos los estados tienen una asamblea legislativa bicameral que se compone de dos cámaras: una cámara superior más pequeña y una cámara inferior más grande. Juntas, las dos cámaras crean las leyes estatales y cumplen otras responsabilidades de gobierno. (Nebraska es el único estado que tiene solamente una cámara legislativa). La cámara superior más pequeña siempre se llama Senado, y sus miembros por lo general son elegidos por periodos más largos, usualmente de cuatro años. La cámara inferior más grande por lo general se llama Cámara de Representantes, pero algunos estados la llaman la Asamblea o la Cámara de Delegados. Sus miembros por lo general son elegidos por periodos más cortos, frecuentemente de dos años.

La rama judicial

Las ramas judiciales estatales por lo general son presididas por la corte suprema estatal, la cual lleva a cabo audiencias de apelaciones de fallos de los tribunales estatales de menor rango. La estructura de las cortes y los nombramientos/elecciones judiciales son determinados por legislación o por la constitución estatal. La corte suprema se enfoca en corregir los errores cometidos por las cortes de menor rango y, por lo tanto, no lleva a cabo juicios. Por lo general, los fallos emitidos por las cortes supremas estatales son de cumplimiento obligatorio; sin embargo, cuando surgen preguntas sobre su consistencia con la Constitución de los EE. UU., los casos se pueden apelar directamente ante la Corte Suprema de los Estados Unidos.

Los gobiernos locales

Los gobiernos locales por lo general tienen dos niveles: los condados, también conocidos como boroughs en Alaska y parishes en Luisiana, y las municipalidades, o ciudades/pueblos. En algunos estados, los condados se dividen en municipios. Las municipalidades pueden estructurarse de muchas maneras, según lo establecido por las constituciones estatales, así como también pueden recibir diversos nombres: municipios, villas, distritos, ciudades y pueblos. En los gobiernos locales, otras clases de distritos también desempeñan sus funciones por fuera de las fronteras municipales o del condado, tales como los distritos escolares o los distritos de protección contra incendios.

Los gobiernos municipales — aquellos definidos como ciudades, pueblos, distritos (excepto en Alaska), villas y municipios — generalmente se organizan alrededor de un centro poblacional y, en la mayoría de los casos, corresponden a las designaciones geográficas usadas por la Oficina del Censo de los Estados Unidos para producir sus informes sobre estadísticas de vivienda y población. Los tamaños de las municipalidades varían enormemente, desde millones de residentes en ciudades como Nueva York y Los Ángeles, a unos cuantos cientos de personas que viven Jenkins (Minnesota).

Generalmente, las municipalidades se encargan de los parques y servicios de recreación, los departamentos de policía y de bomberos, los servicios de vivienda, los servicios de emergencias médicas, las cortes municipales, los servicios de transporte (incluyendo el transporte público) y de obras públicas (calles, alcantarillado, remoción de nieve, señalización y demás).

A pesar de que el gobierno federal y los gobiernos estatales comparten poder de muchas maneras, la autoridad de los gobiernos locales debe ser otorgada por el estado. Por lo general, los alcaldes, los concejos municipales y otros entes de gobierno son elegidos de manera directa por el pueblo.

Manténgase informado

Nos comunicaremos con la información más reciente sobre cómo el presidente Biden y su administración trabajan por el pueblo estadounidense y le haremos saber de qué maneras puede usted involucrarse y ayudar a nuestro país a reconstruirse.

Regresar al inicio
Inicio